lunes, 4 de noviembre de 2013

River Phoenix 20 aniversario


El 31 se cumplieron 20 años de la muerte de River Phoenix y no quería dejarlo pasar sin poner algo. Los de Filmin han sacado este bonito artículo con preciosas palabras de amigos de profesión.


  
El pasado 1 de noviembre se cumplían 20 años de la trágica muerte del nuevo James Dean. River Phoenix moría prematuramente a los 23 años de edad tras sufrir una sobredosis de estupefacientes. Señalado como auténtico líder de una generación que inluye nombres como los de Ethan Hawke, Brad Pitt o Leonardo Di Caprio, el malogrado hermano de Joaquin Phoenix, aquel entrañable muchacho que se dio a descubrir en "Cuenta conmigo", nos dejaba con la amarga y triste sensación de perdernos ante cámara uno de los grandes fenómenos, de los más absolutos iconos de la historia del cine. Lo auguraba a las órdenes de Sidney Lumet, siendo nominado al Oscar allá por 1988 por la magnífica "Un Lugar en Ninguna Parte" (ver online), lo confirmaba erigiéndose en auténtica estrella con arrolladoras joyas de culto como "My Own Private Idaho" de Gus van Sant. Lamentablemente, el nuevo James Dean no tardó en convertirse en el primigenio Kurt Cobain. Es por ello que nos sumamos al emotivo homenaje que le brindan desde The Wall Street Journal dedicándole estas emocionantes palabras. Para quienes no le conocieron, para quienes le añoramos, Gavin Edwards presenta de esta guisa Last Night at the Viper Room, el aclamado libro que acaba de publicar y le dedica.


La otra película en la que lució en 1991 es una no tan famosa pero igual de buena. "La última apuesta" (dirigida por Nancy Savoca  y contextualizada en 1963), presenta a Phoenix en la piel de Eddie Birdlace, un marine a punto de partir hacia Vietnam. Lili Taylor interpreta a la camarera a la que Birdlace invita a una fiesta en la que el marine que lleve a la acompañante más fea se lleva la apuesta. Tras este inhóspito comienzo a su noche, caminan por San Francisco a lo largo de la madrugada, revelándose poco a poco como es cada uno a través de todas sus capas, buscando a tientas su camino hacia una relación humana llena de miedos y expectación. Phoenix se pasa toda la peli en posición vertical, más bien militar. De hecho, cuenta la leyenda que nunca llegó a meterse las manos en los bolsillos durante el rodaje. Y a pesar de que su actuación en este caso no resultaba tan llamativa ni emocionalmente operística como en "My Own Private Idaho", se revelaba una interpretación rebosante de matices y absolutamente viva. 


Fue concretamente en la madrugada del 31 de octubre de 1993. Tras consumir un speedball que mezclaba heroína y cocaína, River Phoenix se desplomaba fuera del club Viper Room para no despertarse jamás. Su muerte fue terrible: tenía 23 años de edad, y la mayoría de su ingente séquito de fans ni tan siquiera imaginaba que pudiera consumir drogas. Pero aparte de la tragedia personal, y el dolor de un millón de adolescentes, ¿qué perdimos con él?
Phoenix fue más que una sola cara bonita: su trabajo sirvió de inspiración para sus compañeros. "Cuando estaba empezando, mis dos principales referencias fueron, sin duda, River Phoenix y Ethan Hawke", afirmaba Jared Leto. El día que Phoenix nos dijo adiós, Brad Pitt también quedaba consternado: "Creo que él era el mejor. Es, era y será el mejor entre los jóvenes. Y no lo digo ahora que ya no está entre nosotros, también lo afirmaba antes de que muriera. Tenía algo que no se como explicar ni tan siquiera llego a entender. El hecho es que lo tiene".


Incluso cuando era un adolescente, Phoenix tenía una cualidad que cautivaba en pantalla. Aparentaba ser alguien enigmático y misterioso, alguien que guarda secretos. Pero como el más adulto, él solito se bastó para emerger definitivamente allá por 1991. Fue principalmente con "My Own Private Idaho" (dirigida por Gus Van Sant , también protagonizada por Keanu Reeves ), donde Phoenix interpreta un chico de la calle que padece narcolepsia, patología que convierte en ventaja para presionar con toda clase de trucos a los hombres mayores con los que se acuesta por dinero. En manos de Phoenix, el personaje de Mike Waters se enfrenta a la vida medio dormido, a la búsqueda de una madre que no llega a recordar pero que acapara todos sus sueños. Para sobrevivir, Mike ha erigido una coraza protectora alrededor de sí mismo. Su arte era tal que que podíamos percibir su vulnerabilidad de forma subyacente. Se sumergió en el rol tan física y emocionalmente, presumiendo un halo tan grungy fuera de cámara, que fue expulsado de un club nocturno de Portland cuyo propietario no podía creer que ese joven desaliñado que tenía delante pudiera ser una estrella del cine. No en vano, Ethan Hawke dijo de él: "Tuvimos que ver como River Phoenix se prendía fuego a si mismo".


 La otra película en la que lució en 1991 es una no tan famosa pero igual de buena. "La última apuesta" (dirigida por Nancy Savoca  y contextualizada en 1963), presenta a Phoenix en la piel de Eddie Birdlace, un marine a punto de partir hacia Vietnam. Lili Taylor interpreta a la camarera a la que Birdlace invita a una fiesta en la que el marine que lleve a la acompañante más fea se lleva la apuesta. Tras este inhóspito comienzo a su noche, caminan por San Francisco a lo largo de la madrugada, revelándose poco a poco como es cada uno a través de todas sus capas, buscando a tientas su camino hacia una relación humana llena de miedos y expectación. Phoenix se pasa toda la peli en posición vertical, más bien militar. De hecho, cuenta la leyenda que nunca llegó a meterse las manos en los bolsillos durante el rodaje. Y a pesar de que su actuación en este caso no resultaba tan llamativa ni emocionalmente operística como en "My Own Private Idaho", se revelaba una interpretación rebosante de matices y absolutamente viva.




Fotografías Rock Against Fur

1 comentario:

  1. Qué pena lo de River... yo creo que la primera vez que le vi fue en La costa de los mosquitos, y luego ya en My Own Private Idaho. Estas fotos con Martha y Kevin Bacon no las había visto antes y son geniales, qué guapo estaba.

    ResponderEliminar