martes, 26 de marzo de 2013

Yelena Yemchuck - Gidropark







































































































































Gidropark es el sitio donde Yelena Yemchuck (Ucrania, 22 de Abril,1970) pasaba sus veranos antes de mudarse a vivir a Estados Unidos a los 11 años. Gidropark es parte fundamental de la vida ucraniana en verano. Podría considerarse como el Coney Island soviético. En 2005 Yelena volvió a Gidropark:  "El olor de los arboles, el pescado seco y el vodka me llevaron nuevamente a mi niñez".  Gidropark representa la parte más personal de esta fotógrafa de moda, conocida también por su relación con Billy Corgan, cantante de los Smashing Pumpkins, pero sobre todo por sus maravillosos trabajos para esta banda. Se encargó de todo el diseño del Adore, y dirigió, junto a Corgan, esa INCREÍBLE Y MARAVILLOSA obra de arte llamada "Thirty Three".

sábado, 23 de marzo de 2013

Marilyn Minter






















A finales de la década de los años ochenta, la artista estadounidense Marilyn Minter (Shreveport-Louisiana, 1948) se hizo una pregunta que resultó determinante para su carrera: "¿Qué tema ha sido menos trabajado por las mujeres artistas?". Todavía está en el camino de desarrollar la respuesta que se dió a sí misma: "Mostrar la construcción del deseo".

 Desde entonces Minter ha explorado el erotismo, la pornografía y la sexualidad en varios soportes (fotografía, vídeo y pintura). Su serie Green Pink Caviar, que muestra en primerísimo plano los labios de mujeres jugando con la lengua  y la boca con gelatinas, cremas y otras golosinas, fue elegida por Madonna para la escenografía multimedia de su gira mundial Sticky & Sweet (2009).

 Ojos, labios, dientes, maquillaje, lenguas... Los temas de Minter pueden resumise en uno: la frontera, a menudo difusa, entre glamour, erotismo y pornografía. A la artista le gusta jugar con los mismos medios de la publicidad, conviertiendo el cuerpo en un spot, en un soporte de venta, pero dando  un paso más allá, para explorar las inhiciones aún vigentes en relación con la sexualidad y el deseo.

 Establecida desde 1976 en Nueva York, Minter empezó a explorar la iconografía del porno. Fue tamizando esa radical visión y obtuvo una gran resonancia con una serie muy cruda sobre la actriz Pamela Anderson, a la que desposeyó de cualquier artificio y retrató al desnudo, es decir, sin una pizca de maquillaje.